03 febrero 2011 ~ 1 Comment

Dificultades sexuales en la menopausia: algunos consejos

Sexóloga Aloyma Ravelo

POR Aloyma Ravelo*

No tengo ganas…

Entre las dificultades sexuales más comunes que se presentan después de la menopausia, se encuentran la falta de deseo sexual y  el dolor o molestias durante el acto sexual (dispareunia), que va aumentando su incidencia de manera significativa a medida que la mujer se aleja de la fecha de su ultima menstruación.

El progresivo adelgazamiento de las paredes vaginales y la disminución de la lubricación vaginal durante la excitación sexual, representan las principales dificultades físicas que provocan, a menudo, que el coito sea doloroso, seguido, a veces, de una sensación de ardor, motivada por la irritación de la vejiga y la uretra. El orgasmo puede estar obstaculizado por contracciones dolorosas del útero.

Consejos

Tales dificultades pueden palearse o resolverse en buena medida, de acuerdo a nuestra actuación. El mantenimiento de relaciones sexuales satisfactorias – sin grandes períodos de abstinencia – es una práctica que permitirá disfrutar las relaciones sexuales hasta edades avanzadas.

La frecuencia de una o dos veces por semana, contribuye muchísimo a preservar condiciones vaginales saludables. Dado que el orgasmo favorece la vascularización de la vagina, y las respuestas del coito estimulan los músculos vaginales, también se benefician la lubricación y elasticidad de la zona. Si la falta de lubricación sigue siendo un problema, el uso de lubricantes, de una crema o aceite sin alcohol, resultará un gran aliado.

Lo importante es no  dejarse aplanar por tales dificultades y molestias sexuales y tener claro que nuestro cuerpo es de por vida, un manantial de placeres, si realmente sabemos cómo y de qué manera lograr esto. 

Lo primero es enfrentarnos a los mitos que rondan nuestro propio imaginario y el imaginario social: la gente joven, sobre todo,  no asocia sexo con vejez.  Los medios masivos y la cultura  occidental  dejan a  ancianas y ancianos fuera de las delicias y placeres eróticos. Totalmente fuera de juego. Es más, desde que las mujeres quedan marcadas por la menopausia, y los hombres por la andropausia, se inicia una renuncia al  placer, como si los cambios normales que provoca el envejecimiento sobre la sexualidad, arrastrara a su vez todo deseo erótico.

Muchas mujeres desprejuiciadas han probado las delicias de una de sus etapas de mejor vida sexual después de la menopausia, en la proximidad de los 50. La liberación de quedar embarazadas ha logrado en numerosas mujeres una enorme tranquilidad para  disfrutar del sexo en paz. 

Hombres de 60, reconocen disfrutar de su erotismo mucho más que cuando tenían 20, y eran presa de la  autopresión por eyacular, sin saborear esos goces de los juegos y rejuegos que tanta “sal y pimienta” aportan a una relación de dos. 

Entre el beso y el suspiro

El amor y la necesidad de caricias no disminuyen, sino que por el contrario, aumentan con la edad. Si bien el funcionamiento de los órganos genitales pierde cierta capacidad –y mientras menos se usen más capacidad se pierde- esto no significa que no se disfruta con el tocamiento de las zonas erógenas. Sabemos que el cuerpo es un mapa erótico lleno de valles y montañas excitables. Todo depende de que queramos ser tocadas o deseemos tocar. 

De acuerdo con En Plenitud.com, el sitio para mayores de 40 años,  hay otra serie de excitaciones enraizadas en la infancia como por ejemplo: tocar y ser tocado, acariciar y ser acariciado, mirar y ser mirado, buscar y ser buscado, intimidad y comprensión que producen un placer que no se reduce a la satisfacción de una necesidad fisiológica primaria. Este erotismo puede estar o no presente en la actividad genital.

La genitalidad es sólo una parte. La sexualidad humana no tiene límites para su exteriorización y estará con nosotros hasta la muerte. Podrá saciarse, aumentar, disminuir, reprimirse, desplazarse, minimizarse, pero nunca desaparecer absolutamente. Lo que sí puede dar lugar a conductas que pasarán desapercibidas para un observador no advertido.

Reconocen los expertos que el deseo no se interrumpe nunca, ya sea porque se manifiesta en busca de la descarga de tensión, en el placer con el otro, en una afirmación de sí mismo, o todos estos fines juntos.

Sólo la represión interna o cultural del deseo sexual lo distorsiona ocasionando graves trastornos en los mayores, al privarse del deseo de desear y someterse a las más dañinas y prejuiciosas creencias.

Lo que dicen los estudios: frecuencia del coito, sexo oral, masturbación

Hace algunos años, se tenía como norma la frecuencia del coito, según las edades de las personas. Hoy va siendo descalificada esta costumbre por la tendencia de la calidad y calidez de la relación, sin importar cuantas veces al mes se realiza.  La erección, el coito y el orgasmo son hechos deseables pero no son los únicos necesarios para alcanzar placer.

Estudios recientes informan que los hombres mayores pueden sentir placer y llegar a la eyaculación sin tener erección, y no falta la parte cuantitativa que muestra que el 25 por ciento se masturba sin llegar a la erección. 

Para una gran cantidad de  personas pasadas de los 60, las caricias, los besos y otras formas de contacto corporal, resultan ser muy  placenteros y son aspectos mucho más valorables en sus relaciones íntimas, afirman algunas encuestas de opinión llevadas a cabo sobre este tema.

Otros estudios internacionales reconocen que muchos hombres que peinan canas prefieren el sexo oral al coito, porque de esa manera obtienen más placer. A un número importante de mujeres añosas les ocurre algo parecido, así como les resulta mucho más disfrutable los juegos sexuales anteriores y posteriores al coito, que el propio coito. 

Por otra parte, la práctica masturbatoria entre las personas de mayor edad, sin pareja, se ha convertido en una creciente y aceptable forma de sexualidad, sobre todo cuando pasan de la medianía de la vida se informan y asesoran con personal calificado.

Aunque todavía hay mujeres y hombres que se sienten  incómodos con esta variante sexual, intentan conciliar sus creencias con la de los  expertos quienes hace años coinciden en  que la masturbación es una actividad saludable que puede reducir los sentimientos de frustración y soledad, a su vez, que significa una manera de mitigar los deseos sexuales que no se apagan nunca, siempre y cuando seamos capaces de mantener la hoguera encendida.

*Aloyma Ravelo es Master en salud sexual y reproductiva, cuenta además con numerosos entrenamientos, cursos y posgrados relacionados con el tema de su especialidad.

_______________________________________________________

Glosario:

Menopausia: estrictamente es la última menstruación pero coloquialmente muchas veces usamos esta palabra como sinónimo de climaterio.

Premenopausia: período anterior a la menopausia donde ya hay cambios hormonales

Postmenopausia: período posterior a la menopausia

Climaterio: período de tiempo que comprende la premenopausia, menopausia y postmenopausia

  • Boob

    Hay que encontrar en cada uno el punto de placer. Cada persona es diferente y cada persona tiene sus preferencias. Boob

Get Adobe Flash player