11 agosto 2010 ~ 0 Comments

Menopausia: crisis y oportunidad

  

Deborah Legorreta: Adóptate a ti misma

Deborah Legorreta* es doctora en psicología, psicoterapeuta y una especialista reconocida en climaterio. Es autora del libro “La segunda adolescencia” – los cambios a partir de los cuarenta – un libro excelente que te ayudará (a los hombres también)  a comprender qué te está sucediendo en esta etapa de la vida y te hará sentir menos perdida y sola y más segura en las decisiones que debas tomar en esta compleja etapa.

Tuvimos el gusto de conocer personalmente a esta mujer inteligente, muy preparada y generosa, dispuesta a compartir con nosotros su conocimiento y experiencia en el tema de menopausia y climaterio. Esto le preguntamos: 

Con la llegada de la menopausia nos vienen muchos miedos: miedo a la enfermedad, miedo a la soledad, a la dependencia. Tú comentas en tu libro “La segunda adolescencia” que hay cambios de actitudes, por ejemplo nos miramos más al espejo. También nos viene mucha rabia y dice  Jean Shinoda Bolem, autora del libro “Diosas de las mujeres maduras”, que tenemos razones para estar rabiosas. ¿Son necesarias las razones, o los cambios hormonales nos producen todos estos cambios de pensamientos y conductas?

Es difícil hacer un planteamiento blanco-negro, psicológico-fisiológico en nada que tenga que ver con el ser humano y menos con la mujer. ¿Qué va a ocurrir? Estamos en una fase, en la que yo digo que por fortuna, los cambios hormonales nos forzan a hacer esta pausa y reflexionar alrededor de muchas cosas, y en muchos casos, como sucede con la mujer moderna, volverse a encontrar a sí misma y lo que va a surgir en ese momento de los cambios fisiológicos va a ser una sensación de “tengo que revisar”, “¿qué está pasando con mi vida?”.

Como planteo en el libro, hay mujeres especialmente susceptibles a los cambios hormonales y esto también puede estar vinculado con irritabilidad, intolerancia, sensación de malestar, y el insomnio que va a provocar que no se  funcione emocionalmente igual. Pero también hay mujeres que no son especialmente susceptibles a los cambios hormonales y que van a manifestar en este momento rabia o por lo menos un planteamiento de “¿a qué le he estado dedicando mi vida?” o “¿cuando me va a tocar a mí la mía?”o  “ya no más”. En esos casos ya no podemos aducir que la razón hormonal, en estricto, es la causa de esta sensación de malestar o de no sentirse ya cómoda con la vida o con el status quo. No es tan sencillo decir son las hormonas o no. Es una combinación, y es una afortunada combinación que te hace reflexionar acerca de cómo has estado viviendo, y cómo quieres seguir viviendo. 

Existe una corriente que niega la menopausia, que no hay que darle importancia, que va a pasar y no hay que pensar en ello ¿es esto positivo?

En psicología eso se llama negación y la negación nunca es una manera positiva de enfrentar las crisis y los malestares.

Efectivamente, hay mujeres menos sintomáticas en la transición hacia la menopausia lo cual no significa que no estén entrando una nueva fase de vida, que es el envejecimiento y que tiene que ser enfrentado. Aceptar que tu energía no va a ser la misma, que tu estilo de vida hasta ahora te va a pasar factura, y que si tienes bochornos o sofocos, irritabilidad o cualquiera de los síntomas del climaterio, así como si no los tienes, no quiere decir que tu cuerpo no esté cambiando y requiera de ajustes y de cambios en los hábitos alimenticios y estilo de vida en general, para poder continuar con una buena calidad de vida y ser saludable los 30 ó 40 años de vida que te queden por delante.

¿Podemos decir entonces que la menopausia se puede vivir como una oportunidad?

Es siempre una oportunidad. Y yo esto lo digo hasta en enfermedades muy serias. Tengo pacientes sobrevivientes de cáncer o con trasplantes por fibrosis quística y siempre es una oportunidad. El concepto que menciono de crisis es un momento en que ya no se puede mantener la situación como estaba hasta ese momento. Hay que separar lo que funciona de lo que no funciona, juzgar qué es lo que tengo para poder tomar decisiones y allí está el elemento de la oportunidad. Siempre hay una oportunidad y en la transición hacia la menopausia se presenta la maravillosa oportunidad, quizás por primera vez para muchísimas mujeres, de preguntarse cómo quieren vivir.

Madrastras malditas

Somos madres de todo mundo, menos de nosotras mismas. De nosotras somos madrastras malditas y nos dejamos siempre para el último lugar. Somos madre de nuestros hijos, pero si no hay hijos de vientre, somos madres del perrito, del esposo, de la amiga, de los padres y cuando llega el climaterio, insisto, es un momento de preguntarse “cómo quiero vivir”, ”qué quiero yo” y de comenzar a tratarse con el cariño y cuidados con los que tratamos a los demás a quienes “adoptamos” en etapas previas. En la madurez llega el momento en que hay que adoptarse a una misma.

Oportunidad de reacción

En alguna investigación que hice acerca de la calidad de vida después de los cuarenta años, es muy interesante que contra lo que se esperaría, la mayoría de los indicadores en calidad de vida, como bienestar integral, seguridad en uno mismo, la sensación de logro, son más altos en relación a los que se tenían antes de los 40, nos sentimos mucho mejor. Sin embargo la sensación de la salud, calidad de vida en salud, se siente que empeora. Se manifiestan síntomas – que insisto e incluso lo tengo documentado – son iguales en los hombres: más cansancio, cambio de peso, problemas gástricos. Son similares para hombres y mujeres por lo cual no son por la transición hacia la menopausia, sino por el desgaste y acumulación de malas hábitos por muchos años. Hay diferencia entre aquellos que han tenido buenos hábitos de vida, cómo llegan a la menopausia y quienes no los han tenido y a lo mejor es la primera vez que van a poder empezar a vivir de una manera saludable gracias a los “benditos” síntomas de la menopausia. Ahí está la oportunidad de reacción. Es una reacción muy saludable admitir que ”me estoy sintiendo mal”, “yo así elijo no vivir” porque es una elección. “¿Qué tengo que hacer para sentirme bien?” y muchas veces mejor que nunca; y es mejor que nunca porque nunca te habías prestado atención.

————————————————————————————————-

Puedes leer otros segmentos de la entrevista a la Dra. Deborah Legorreta en Estoy deprimida ¿es por la menopausia? Actitudes y creencias acerca de la menopausia, Médicos especialistas en climaterio

* Deborah Legorreta (Jocotitlán, México, 1954) es doctora en psicología, psicoterapeuta, consultora de empresas e investigadora. Su experiencia la ha llevado a ser miembro titular de la International Menopause Society, así como de la Asociación Mexicana para el Estudio del Climaterio en donde, además, es profesora. Escribe para la revista El inversionista y participa con frecuencia en conferencias científicas y como especialista invitada en programas de radio y televisión. Es autora de “Las tres es de la mujer exitosa“, “La segunda adolescencia” y “¡Adóptate!”. www.segundaadolescencia.com

Get Adobe Flash player