17 marzo 2011 ~ 0 Comments

Incontinencia urinaria: influencia en la vida sexual y tratamientos

¡Hay soluciones!

FUENTE: eluniversal.com.co

La incontinencia urinaria es más frecuente en el sexo femenino que en el masculino y con la llegada de la menopausia la incidencia de esta enfermedad aumenta dos veces, explica el urólogo Hugo López. Según cifras de la OMS dos de cada cinco mujeres mayores de 35 años puede sufrir de incontinencia urinaria, mientras que la prevalencia de la enfermedad en el sexo masculino puede alcanzar hasta un 28% en los mayores de 90 años.

Vida sexual
Uno de los aspectos que más se ve afectado en las mujeres es su vida sexual. De acuerdo con un estudio realizado recientemente por la Universidad del Valle y la Clínica Colsubsidio, se encontró que el 81 por ciento de las pacientes con incontinencia urinaria tenía escape de orina durante la relación sexual.

Según López “los estudios que comparan la salud sexual de las mujeres con incontinencia urinaria con quienes no la tienen, muestran como las primeras presentan una disminución marcada en su funcionamiento sexual en todos los aspectos, que incluyen el deseo, la excitación y la satisfacción global”.

Reducción de vida social y no consultar al urólogo
A esto se suma que por la incomodad que genera la enfermedad, muchos pacientes tienden a reducir sus actividades físicas y sociales. Lo preocupante es que estudios internacionales muestran que más del 50 por ciento de personas con incontinencia urinaria no consultan al urólogo, y entre un 30 y 40 por ciento evitan abordar este tema por vergüenza.

No todo está perdido: tratamientos

Según Mauricio Plata urólogo de la Fundación Santafe hay varias opciones de tratamiento. Por ejemplo, el entrenamiento de la vejiga que consiste en encontrar un patrón de los escapes de orina, y una vez determinados acudir a vaciarla antes de que se desencadenen estos episodios.

Los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos pélvicos es otra  de las opciones. Sin embargo, si la persona padece del síndrome de vejiga hiperactiva –incontinencia incontrolable- se debe acudir a tratamientos con medicamentos orales o a una cirugía, que puede curar definitivamente la incontinencia, si es causada por algún problema con un cambio de la posición de la vejiga, afirmó Plata.

Sin embargo, el urólogo Hugo López asegura que “el manejo médico convencional de la vejiga hiperactiva con anticolinérgicos (fármacos) está asociado con efectos adversos importantes como resequedad de boca, somnolencia y estreñimiento causando el abandono del mismo hasta en un 50% de los pacientes”.

Por eso, una de la opciones que están usando los médicos es la aplicación de toxina butolínica tipo A, porque no presenta este tipo de contraindicaciones y con una sola inyección intravesical se puede tener una respuesta positiva de 6 a 9 meses, explicó López.

La toxina butolínica tipo A es un biofármaco que ayuda a prevenir las contracciones involuntarias de la vejiga que provoca la pérdida de orina y permite que ésta se vacíe cuando el paciente lo permite.

El uso de este tratamiento es recomendado en los pacientes con vejiga hiperactiva tanto neurogénica (asociada a un trastorno neurológico) cómo idiopática (se desconoce el origen), pero no en aquellos que sufren de incontinencia urinaria de esfuerzo (perdida de orina al realizar fuerza) o de alteraciones anatómicas del tracto urinario inferior.

________________________________________

Glosario:

Menopausia: estrictamente es la última menstruación pero coloquialmente muchas veces usamos esta palabra como sinónimo de climaterio.

Premenopausia: período anterior a la menopausia donde ya hay cambios hormonales

Postmenopausia: período posterior a la menopausia

Climaterio: período de tiempo que comprende la premenopausia, menopausia y postmenopausia

 

 

Get Adobe Flash player