04 abril 2012 ~ 1 Comment

Menopausia: los cambios sexuales y genitales

Tibolona y sexualidad (Parte II)

Fuentesexovida.com 

PorDr. Adrián Sapetti

En la etapa de la menopausia (palabra que denota “la pausa de los menstruos, de las menstruaciones”) se dan distintos cambios en la respuesta sexual y genital en las mujeres. Estos cambios no excluyen otros síntomas como:

  • cardiovasculares
  • osteoporosis
  • sudoración nocturna
  • trastornos del humor (depresión, 2 a 1 con relación a los varones)
  • insomnio
  • ansiedad e inestabilidad emocional (mayor consumo de sedantes –benzodiazepinas- y antidepresivos)
  • sofocos (“calores”)
  • cambios en la piel

La vida sexual de una mujer menopáusica también depende de cómo vivió la sexualidad en las etapas anteriores y qué creencias tuvo sobre la misma, si padeció disfunciones o fobias sexuales, de aspectos socioculturales, psicológicos.

Por supuesto que no siempre se da toda la sintomatología sexo-genital en la misma persona o en el mismo momento pero los siguientes signos y síntomas se suelen detectar en la clínica:

  • La lubricación vaginal es más lenta y de menor volumen
  • La penetración peneana o digital puede ser dolorosa y producir pequeñas lesiones
  • La respuesta sexual es más lenta
  • Disminuyen, en la piel, las sensaciones táctiles
  • Pueden disminuir el impulso sexual (libido) y el deseo
  • Menor producción de fantasías eróticas
  • Puede disminuir la capacidad orgásmica
  • Disminuye y se afina el vello púbico
  • Se encogen o aplanan los labios menores y mayores
  • Disminuyen el tamaño, la turgencia y erección del clítoris
  • Disminuye la acidez vaginal aumentando la posibilidad de las infecciones vaginales
  • Se alisan las paredes de la vagina (antes de la menopausia son rugosas) y se hacen más sensibles
  • Disminuyen el tamaño del útero y las contracciones del recto

Vuelvo a remarcar que estas situaciones descriptas no se dan en todas las mujeres dependiendo, además, del equilibrio hormonal (disminución de la producción de estrógenos, de la DHEA y de la testosterona -recordemos que un 25% de esta última proviene de los ovarios, un 25% de las glándulas suprarrenales y un 50% de la conversión de otras hormonas sexuales-), de factores socioculturales, psicológicos y de la historia de vida (cómo vivió la sexualidad en la etapa anterior a la menopausia, qué creencias tuvo sobre la misma, si padeció disfunciones).

Todos estos síntomas suelen desaparecer con los distintos recursos terapéuticos (terapia con tibolona, uso de un lubricante, cambios higiénico-dietéticos). Lo importante para destacar es que la vida erótica y sexual no termina con la menopausia (que puede ser precoz -cercana a los 42 años-) sino que es una etapa a disfrutar en plenitud. No nos olvidemos que con el aumento de la expectativa de vida una mujer puede transcurrir casi la mitad de su vida luego del cese de sus menstruaciones y obviamente merece vivir esta etapa manteniendo una óptima salud sexual, gozando del sexo, del amor y la pasión.

 ”Las mujeres tratadas con terapia de reemplazo hormonal son más sexy”

Un nuevo estudio de la Universidad de Amsterdam ha demostrado que tibolona, una terapia hormonal única, mejora el goce sexual y la libido en las mujeres menopáusicas.  En las mujeres que tomaron tibolona se apreció un incremento de sus deseos de actividad sexual, un mayor disfrute de sus fantasías sexuales y un nivel más elevado de atracción sexual, en comparación con aquellas que tomaron placebo.

Cuarenta y cuatro mujeres participaron de este estudio a lo largo de tres meses. Los investigadores llevaron registros diarios de las actividades y emociones sexuales de las participantes, con el objeto de analizar estos datos a posteriori. Parte de la investigación incluía la evaluación de las respuestas femeninas a fantasías eróticas y filmes de contenido erótico.  Las pacientes tratadas con tibolona mostraron un altísimo grado de atracción sexual ante estos estímulos.

Según la reciente investigación, el 85% de las mujeres que consultaron servicios dedicados al tratamiento de la menopausia, informaron tener problemas sexuales y un 45% lamentó la pérdida de su interés sexual.  Evidencias médicas sugieren que la libido de una mujer está relacionada con su nivel androgénico (el que decae hasta dos tercios durante la menopausia). Tibolona posee un efecto estrogénico y levemente androgénico, lo que llevó a los investigadores a la conclusión de que los efectos positivos de tibolona sobre las fantasías sexuales, el deseo y la atracción sexual se deben a este efecto androgénico.

En un estudio clínico en el que se la comparó con THR continua combinada (terapia hormonal de reemplazo), tibolona produjo resultados significativamente superiores en términos de frecuencia, satisfacción y disfrute de la actividad sexual.

Tibolona es una terapia hormonal de reemplazo para el tratamiento del humor depresivo y la disminución de la libido. Tibolona también está indicado para el tratamiento de los síntomas asociados con la menopausia incluyendo sofocos, sudoración, palpitaciones, mareos e insomnio, y para la prevención de la osteoporosis post-menopáusica.

Dr. Adrián Sapetti

Centro Médico Sexológico -TE: 4552-0389 / 4555-6865 (Buenos Aires)

Puedes leer: Tibolona y sexualidad en la menopausia (parte I)

No te automediques. Tanto la tibolona como la terapia de reemplazo hormonal de estrógenos solos o combinados deben ser prescriptas por un especialista y darles seguimiento. Los tratamientos son para las mujeres que los necesitan y cumpliendo todos los requisitos de estudios previos y seguimiento posterior.

 

  • Luz

    gracias por ayudarme a entender lo que me esta pasando con la menopausia, gracias por su tiempo por escribir sobre esto.

Get Adobe Flash player