30 marzo 2010 ~ 0 Comments

Nuevas técnicas para incontinencia urinaria

Practicar desde jóvenes

También se utilizan para problemas sexuales como la anorgasmia

 

En artículo anterior sobre ejercicios Kegel, se explicaba que a mediados del siglo XX el sexólogo estadounidense Arnold Kegel reportó que mediante una serie de movimientos, realizados cada vez con mayor intensidad, era posible fortalecer el suelo pélvico y corregir muchos casos de incontinencia. Más aún, muchas de sus pacientes le comentaron que habían logrado por primera vez el orgasmo o que éste se presentaba con más facilidad y frecuencia.

En el mencionado artículo se especifica por qué se debilita el suelo pélvico (entre otras razones están los cambios hormonales que se dan en la menopausia y climaterio) y sus consecuencias: incontinencia urinaria, problemas sexuales, prolapso y problemas psicológicos.

Nuevas técnicas: pesas vaginales

La terapia con pesas vaginales es de aparición más reciente y fue creada por médicos y ginecólogos con la intención de resolver la dificultad que encontraban algunas mujeres al realizar los ejercicios de Kegel.

Es importante que estos ejercicios se practiquen desde jóvenes, no hay por qué esperar a la llegada de la menopausia o climaterio, o que se instalen problemas más severos que  van asociados a la vejez y pérdida de tono muscular.

“Nueva” técnica muy antigua

También es interesante saber que en la antigua China,  las mujeres del Palacio Real hacían la práctica del Huevo de Jade para fortalecer sus vaginas y órganos reproductivos. Estas mujeres tonificaban y fortalecían sus músculos pélvicos insertándose un huevo de piedra en la vagina (“La mujer multi-orgásmica” de Chia &Carlton, editorial Neo Person).

Método de pesas vaginales

Para llevarse a cabo, se requiere la utilización de un grupo de conos de diferente peso, aunque todos son del mismo tamaño, los cuales se usan manteniéndolos como pequeño tampón durante algunos minutos al día, de pie o caminando. Cuando alguno de estos objetos se introduce en la vagina tenderá a caer por fuerza de gravedad, y dicha sensación provocará la contracción de los músculos del suelo pélvico.

Los pasos a seguir cuando se utiliza el método de pesas vaginales son los siguientes:

  • Antes de iniciar se vacía la vejiga por completo.
  • El cono se introduce a modo de tampón, con la punta estrecha y el hilo de nylon con que cuenta hacia abajo.
  • Debe comenzarse con el número 1; si se retiene sin esfuerzo, de pie o caminando, tendrá que probarse el siguiente, y así sucesivamente hasta llegar al de mayor peso que se pueda retener. Con él se iniciará la terapia.
  • El cono vaginal seleccionado se retiene durante 15 minutos, dos veces al día (por ejemplo, mañana y tarde), caminando o de pie.
  • De ser necesario, puede retirarse el cono durante su uso y reinsertarlo después, aunque se recomienda lavarlo con agua y jabón, antes y después de cada uso.
  • La constancia es esencial. Se notará una mejoría entre las 2 ó 3 semanas de uso, y el tratamiento completo suele durar 3 meses.

Las ventajas de este procedimiento son notables, ya que facilita la realización y aprendizaje de las contracciones, requiere menos dedicación, reduce la duración de la terapia, el uso es discreto y es muy fácil observar el progreso logrado. De cualquier forma, la asesoría por parte del ginecólogo es de gran utilidad para resolver dudas.

Finalmente, le aconsejamos que una vez que los músculos del suelo pélvico se hayan tonificado, sea mediante los ejercicios de Kegel o pesas vaginales, siga estas medidas para mantener la salud del suelo pélvico:

  • Adquiera el hábito de realizar contracciones y relajaciones del suelo pélvico en todas las posiciones posibles, rápidas o lentas, al menos una vez al día, cada tercer día.
  • Procure que antes de realizar un esfuerzo abdominal, lo cual sucede al estornudar, toser, levantar objetos pesados, correr, dar saltos o hacer abdominales, los músculos del suelo pélvico se encuentren contraídos.
  • Evite aquellos hábitos cotidianos que pudieran ser perjudiciales, como retener orina mucho tiempo o expulsarla con fuerza, así como vestir prendas muy ajustadas que compriman la zona o subir de peso.

No olvide acudir a evaluación periódica a su ginecólogo para conocer la salud de sus músculos vaginales, ante todo si ha sido madre o acaba de dar a luz, sufre tos crónica, realiza muchos ejercicios abdominales, tiene sobrepeso, padece estreñimiento o se encuentra en la etapa del climaterio o menopausia, pues incluso los casos más severos de caída del suelo pélvico se pueden resolver, a través de cirugía, y no hay razón que valga para seguir sufriendo.

Temas relaciones: Ejercicios Kegel: practicar desde jóvenes

Get Adobe Flash player