03 julio 2012 ~ 1 Comment

Tratamientos no hormonales para tratar síntomas de la menopausia

Fuente: Women’s Health

Generalmente para aliviar los síntomas de la menopausia, como son los bochornos, los trastornos del ánimo y del sueño se prescribe la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) ya sea por vía oral o a través de la piel. Sin embargo, hay muchas mujeres que no desean estos tratamientos o simplemente no los toleran o tienen contraindicaciones absolutas; de ahí la importancia de los tratamientos no hormonales.

Síntomas

“Los síntomas –que pueden empezar antes de la menopausia (última menstruación) y que se dan de manera precoz, a mediano plazo y a más largo plazo- se deben principalmente a la pérdida de la hormona femenina, el estradiol”, comenta la doctora Pilar Valenzuela de Red Salud UC, al precisar que el más clásico son los bochornos, que ocurren al producirse una baja en la concentración de estrógenos con lo cual se desajusta la acción termorreguladora del organismo.

Otra de las manifestaciones que se presentan en la mujer son cambios en su estado de ánimo, algunos síntomas depresivos, irritabilidad, andan más sensibles, son frecuentes los dolores osteoarticulares que suelen atribuirse a otras patologías pero muchas veces tienen relación con los cambios hormonales.

“También se quejan de alteraciones en el sueño, con despertares precoces y dificultad para conciliar el sueño.

Algunos síntomas que suelen aparecer varios meses o años después de la última regla son los problemas  urogenitales, como la sequedad vaginal, y a más largo plazo los cambios cardiovasculares y en el metabolismo óseo”, comentala doctora Valenzuela.

Tratamientos no hormonales: pro y contras

La doctora Pilar Valenzuela, gineco-obstetra especialista en climaterio de Red Salud UC, explica los pro y los contra de estos tratamientos, indicados especialmente para aliviar los molestos bochornos que sufren las mujeres en este periodo.

Hasta el 75% de las mujeres chilenas suelen presentar bochornos en los años que rodean la menopausia, principalmente los primeros dos años, aunque en algunos casos pueden prolongarse hasta los cinco años o más, y para los cuales existen diversos tratamientos no hormonales que se utilizan para aliviar los molestos síntomas y mejorar la calidad de vida de quien los padece.

Los tratamientos no hormonales y consejos más frecuentes son:

  • 1. Mantener un peso cercano al ideal y hacer actividad física en forma regular porque disminuye la frecuencia y la intensidad de los bochornos.
  • 2. Desarrollar técnicas o ejercicios de relajación al momento del bochorno para ser llevado de mejor manera.
  • 3. No fumar porque aumenta la frecuencia de los bochornos.
  • 4. Existe evidencia científica sólida que algunos antidepresivos,  como la paroxetina, venlafaxina  y  desvenlafaxina, y el anticonvulsivante gabapentina, disminuyen la frecuencia e intensidad de los bochornos.  “Hay algunas mujeres que tienen contraindicación absoluta de hormonas, por ejemplo las que han tenido cáncer de mama, y el suministro de alguno de estos medicamentos –si bien son menos efectivos que las hormonas- en algunas mujeres son una buena alternativa y muchas veces la única”, explica la doctora.
  • 5. Los Fitoestrógenos son compuestos derivados de las plantas y sus semillas,  con una estructura muy parecida a  los estrógenos y que son capaces de tener algunos efectos biológicos similares. Por ejemplo las isoflavonas que se encuentran presentes en el poroto de soya y legumbres.

Más sobre fitoestrógenos: ¿si o no?

“Hay estudios clínicos que demuestran que los fitoestrógenos aportan beneficios en el manejo de síntomas climatéricos y otros que no, por lo que en general no se puede decir que son efectivos”. Según explica la Dra. Valenzuela, el tema es complejo porque al ser suplementos alimenticios y no medicamentos  no están regulados por la FDA. “No se han reportado efectos adversos serios, pero no hay evidencia de calidad que demuestre su efecto en el sistema cardiovascular, órganos reproductivos y riesgo de cáncer; hacen falta estudios que establezcan su seguridad”.
Añade que “hay muchas mujeres que los usan y mi visión -que es compartida por varios de mis colegas- es que si una mujer está usándolos y siente que hay un beneficio, se recomienda que los sigan  tomando, pero se debe ser cauteloso, por ejemplo en mujeres que han tenido cáncer de mama o endometrio, en ellas lo vamos a desaconsejar porque no sabemos qué efecto tienen”.

Sequedad vaginal

También hay alternativas a las hormonas para la sequedad vaginal, algo muy frecuente en las consultas ginecológicas.
Entre las alternativas a la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) están las preparaciones con bajas concentraciones de estrógeno en forma de óvulos, comprimidos o cremas que se administran por vía vaginal. “Todas estas opciones presentan muy buen manejo de la sintomatología sin los riesgos de cáncer de mama o riesgos cardiovasculares que se le atribuyen a las hormonas orales”, indica la profesional experta en climaterio.
Añade que “también existen geles y cremas lubricantes libres de hormonas que son de fácil uso y están ampliamente disponibles en el mercado”.

 

Get Adobe Flash player